Todos al cole

Normalizar la educación, ese es el camino a seguir en el comienzo del nuevo curso escolar. Todo está a punto. Con pupitres a 1,2 metros de distancia, grupos burbuja, actividades extraescolares, presencialidad en todos los niveles no universitarios y un refuerzo de 392 docentes. Así será la vuelta al cole para los alumnos de Primaria el próximo 9 de septiembre. Prácticamente idénticas condiciones tendrán los alumnos de Secundaria y Formación Profesional, que se reincorporarán a las aulas el 14 de septiembre y no tendrán grupos estables. Así lo ha afirmado  la consejera de Educación, Lydia Espina, tras la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación celebrada en Madrid para concretar los pormenores del próximo año académico. Además, Espina también ha asegurado que habrá refuerzos de profesores para la concertada, aunque no ha concretado cuántos.

Las principales restricciones en las aulas serán prácticamente idénticas a las del curso pasado: mascarilla obligatoria en mayores de 6 años, ventilación constante, toma de temperatura antes de comenzar las clases. El mayor cambio será la distancia entre pupitres, que pasará de 1,5 a 1,2 metros, la instalación de medidores de C02 en los centros y la presencialidad en todos los niveles no universitarios. En Primaria se mantendrán también los grupos burbuja y en Secundaria se da por segura la presencialidad. A principios de septiembre, los centros recibirán dinero por parte de Consejería para la compra de mascarillas, geles y medidores de CO2. En concreto, la Consejería de Educación ha habilitado una partida de 2.338.625 euros procedente de los fondos covid autonómicos que distribuirá entre los centros docentes públicos. Este dinero se destinará a sufragar los gastos de funcionamiento derivados de la pandemia que se generen a lo largo del próximo curso. También se podrá utilizar para la contratación de limpiezas extraordinarias o recursos adicionales para el funcionamiento de comedores.

Vuelta al cole en el colegio de Lada (Langreo) el año pasado.

El reparto abarca todas las enseñanzas públicas dependientes de la consejería: desde colegios de Infantil y Primaria a los de educación especial, los centros integrados de Formación Profesional (CIFP), institutos, escuelas de idiomas, centros de educación de personas adultas, conservatorios y escuelas de arte.

El reparto abarca todas las enseñanzas públicas dependientes de la consejería: desde colegios de Infantil y Primaria a los de educación especial, los centros integrados de Formación Profesional (CIFP), institutos, escuelas de idiomas, centros de educación de personas adultas, conservatorios y escuelas de arte.

Una de las grandes novedades que traerá este curso 2021-2022 es la reanudación de las actividades extraescolares, y visitas educativas fuera del espacio escolar. Las actividades complementarias, como salidas del centro, ayudan a que se desarrolle de manera íntegra todo el alumnado y aportan un punto de vista educativo diferente. Por otro lado, las extraescolares, que favorecen a la conciliación familiar y el desarrollo del alumnado. Con todos los protocolos y atendiendo las medidas de seguridad, nos congratula que podamos ir poco a poco, dando pasos hacia la normalidad ha explicado Espina, quien también ha recalcado que los protocolos de seguridad anticovid se mantendrán tanto dentro como fuera del aula.

También está previsto, como ya se aprobase el 4 de agosto, un refuerzo de 392 docentes para el próximo curso, que se distribuirán entre todas las etapas. Con ellos se pretende dar una ayuda extra «al alumnado más vulnerable, que tuvo más dificultades. En Audición y Lenguaje (AL) y Pedagogía Terapéutica (PT), se contratarán el doble y el triple de especialistas que el año pasado.

La previsión de Educación es que estos 392 puestos salgan a concurso para los interinos el próximo 14 de septiembre. Estas plazas se sumarán a las 3.144 anunciadas ayer. «Entre ambas convocatorias habrá un número de contrataciones más alto que el curso pasado», ha afirmado la Consejera. El Principado también prevé hacer un esfuerzo extra para la concertada, a la que prevé ayudar para reforzar sus equipos docentes. «Será una dotación proporcional en horas», ha apuntado sin mayores concreciones Espina.

Unos docentes que se encontraran, a pesar de sus críticas con las ratios asturianas (en la enseñanza pública) por debajo de lo que fija la norma nacional. Así, en Infantil, el número de niños por aula volverá a 23; mientras que en Primaria y Secundaria, a 25. Este curso, por el coronavirus, esa cifra se había bajado a 20 hasta 2º de la ESO, que era el curso tope de las llamados grupos burbuja o estanco. La ratio en el Bachillerato no sufre cambios y se mantiene en 30.Otro cambio importante con respecto a este curso es que la duración de las clases en Secundaria y Bachillerato volverán a ser de 55 o 60 minutos, en lugar de 45 como hasta ahora. los exámenes extraordinarios se adelantarán de septiembre a junio. Además, Educación permitirá la interacción entre grupos de un mismo curso en los patios.

El sistema educativo asturiano da un paso más hacia su transformación digital. La Consejería dentro del portal de Educastrur ha puesto en marcha una nueva aplicación web dirigida a las familias de alumnos –tanto de la pública como de la concertada–, a través de la cual podrán acceder al horario escolar, las notas y las faltas de asistencia de sus hijos. La idea del Principado, no obstante, es aún más ambiciosa, pues en sus planes está que la plataforma evolucione y permita a los padres comunicarse de forma online con los centros e, incluso, realizar trámites administrativos. La aplicación se nutre en tiempo real de los datos que los centros van subiendo al sistema Sauce, que es el que gestiona la mayoría de procesos educativos en Asturias: desde matrículas y evaluaciones hasta préstamos y ayudas de libros.

Asturias afronta el nuevo curso escolar “mucho mejor” que el verano pasado, con casi el 63% del alumnado de 12 a 19 años vacunado –con la primera dosis– y con una flexibilización de las medidas, que permitirá ir dando pasos hacia la normalidad, aunque sea poquito a poquito. Se  confía en que las clases de Secundaria y Bachillerato empiecen el 14 de septiembre con cerca del cien por ciento” de los estudiantes inmunizados. Lo cual quiere decir que Asturias tendrá que pinchar en tres semanas al 37% de los adolescentes. La única novedad que introdujo el Ministerio y las comunidades es la posibilidad de que en Secundaria los alumnos vacunados no tengan que guardar cuarentenas cuando se detecte un caso positivo en clase. Esta medida está en estudio. Asimismo, la mascarilla seguirá siendo obligatoria a partir de los seis años pero se deja a las autonomías que valoren su uso en ciertas actividades al aire libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *