Atlas de Geografía Minera: El Mapa

Si atendemos a la primera definición de “Atlas” en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española ésta dice: “Colección de mapas en un volumen”.  Así pues, no nos queda otra que empezar este “Atlas de Geografía Minera” por el más importante de los mapas que ha dado la cuenca minera del Nalón: el edificio de Almacenes El Mapa.

Ubicado en una dirección que, según donde lo mires, puede ser la calle Venancio Prada o la Plaza Herrero o la Calle Constitución (es decir, entre la Iglesia de Sama y el Ayuntamiento de Langreo, justo al lado de Correos), este edificio que hoy pasa desapercibido (a no ser que te fijes en los cristales circulares de su escaparate, entonces caerás rendido pasa siempre) fue en los años 50 todo un referente arquitectónico y decorativo. Y siempre perteneció a la misma familia, la de Manuel Fernández (su fundador, miembro de una saga de comerciantes que también hicieron historia en el sector).

Mientras que el proyecto del inmueble corrió a cargo del prestigioso arquitecto Juan José Suárez Aller (también es de él el Cine Felgueroso), la innovadora decoración de su interior fue un sueño que se trajo de París José Ramón, el hijo viajero de Manuel Fernández, que aún pasea los pasillos de los Almacenes como guardián de la memoria de un comercio que fue referente en la venta de tejidos y confección. Si tienes más de 40 años y has vivido aquí siempre, es fácil que alguna vez hayas acompañado a tu madre o tu abuela al interior de El Mapa. ¿Cierras los ojos y ya no te acuerdas? Atiende, que te va a venir a la memoria. El suelo y las columnas, majestuosas, son de terrazo (vinieron a colocarlas artesanos del País Vasco), las escaleras son de mármol, los mostradores labrados y las robustas estanterías que salpican las paredes de madera de castaño. Y en todo el conjunto dos elementos destacados (bueno tres, pero el tercero lo diré luego): La caja registradora también de madera y ubicada en el centro de la planta cero y el balcón circular que la corona y que permite ver las planta uno y dos.

Me faltaba un elemento destacado, ahí va: El ascensor. Nada digno de mención, al menos no en 2021. A mediados de los 50, cuando se instaló, todo un acontecimiento. Tal fue que hasta se organizó una merendola. ¿A que de repente te acuerdas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *