Vuelve Nuberu

“Nuberu tien ganes de decir, como lo dijimos en otra época y, ahora, de otra manera, coses que no se están diciendo”

Decir Chus Pedro y Manolo Peñayos, es decir Nuberu. El dúo musical retoma su trayectoria, tras despedirse en 2007. Los artistas naturales de El Entrego reciben a LA CUENCA DEL NALÓN un día desapacible, aunque ellos son de poner “buena cara”. Antes de profundizar sobre esta nueva etapa hablan de bonsáis, de poesía erótica, de la lucha por las libertades democráticas en el pozo Venturo, de “sustos” sanitarios, del “jardinillo” y la escultura en homenaje a Clarín y Onofre y de la arriesgada vida de la farándula. Ahora mismo tienen “la misma edad”, porque Manolo acaba de cumplir 68 años el 16 de febrero; pero el próximo 26 de mayo, Chus Pedro cumplirá 69.

Este mes dabais la noticia de que volvíais a los escenarios tras algo más de un lustro. Usando el tópico musical podríamos decir que ¿no estabais muertos, estabais de parranda?

Chus Pedro Ch.P): De parranda nunca estuvimos, estuvimos cada uno con sus temas, como diría Serrat. Además, Manolo hizo cosas maravillosas, porque aprovechó para pintar y está haciendo una obra pictórica impresionante. En la década de los ochenta ya dibujaba en las servilletas, pero era algo de lo que yo no era consciente. De hecho, hubo una historia con el de Foto Vega… ¿cómo era Manolo?

Manolo (M.): Un día fui a hacer una foto de retrato a Vega, que nos había dado clase en el instituto y me dijo que le hiciera un dibujo; yo, sorprendido le dije que lo mío era la música, pero él me insistió en que algún día también iba a ser pintor porque se acordaba de unos retratos de los profesores, que yo hacía en las mesas de clase. Y, hombre, no soy pintor, pero llevo una época pintando, variando texturas y tamaños, y cuando me di cuenta me vi organizando una exposición en Oviedo y en Avilés.

El grupo surgió en plena Transición, qué es lo primero que se os viene a la cabeza si miráis atrás y recordáis aquel momento y aquella decisión.

Ch.P: En 1976 estábamos en un colectivo cultural llamado “Camaretá”, que había en El Entrego y en Sotrondio. Aquí en El Entrego estaba la Sociedad Cultural la Amistad y en Sotrondio, el Ateneo. Nos juntábamos y hacíamos canciones en asturiano. Tenemos una tremenda influencia de José Luis García Arias, que fue el primer presidente de la Academia de la Llingua, Además en ese colectivo había un poeta, Manuel Asur, de La Hueria-Carrocera, que considerábamos “nuestro poeta”, y poníamos música a sus poemas.

M:  Antes de la creación de Nuberu nos veíamos en el Conchesu (Bar Concheso) y nos nutríamos del contacto con la gente mayor. Ellos cantaban sus canciones y nosotros las nuestras. Y también en el coro de la iglesia cantábamos canciones de talante liberal de Joan Báez y Bob Dylan.

Ch.P: Nuberu, como marca, nace en 1978 con el primer disco; pero ya en el año 67 la historia estaba enfocada y nuestro maestro, en términos discográficos fue Víctor Manuel, que fue quien nos hizo profesionales en aquel momento.

Chus Pedro y Manolo en el Jardinillo de El Entrego.

Haciendo un juego con el nombre del primer disco, “Asturies, ayeri y güei”, quizá ahora podríais usar otro como “Asturias, güei y ayeri”. ¿En qué ha cambiado Asturias y cómo la sentís ahora?

Ch.P: En aquella época era la Asturias efervescente y hoy, años después, ye una Asturias decadente.

M: Estoy de acuerdo.

Además de los dos conciertos en el mes de julio en Gijón y Villaviciosa, ¿ya hay previsto algún “bolo” más?

Ch.P: Ya tuvimos dos eventos este mes, uno un homenaje del 75 aniversario de la Polifónica Gijonesa Anselmo Solar. Cantamos “Chalaneru” y “Aida de la Fuente”.

M: Acompañados por el Coro joven.

Ch. P: También colaboramos con una asociación que lucha por los derechos de los niños con problemas cardiovasculares. Tenemos previsto un concierto en Madrid, en la sala Galileo Galilei y a Murcia.

¿Cuál es el pódium de vuestras canciones que demanda más el público?

Ch.P: “Aida de la Fuente”, la primera; “Chalaneru”, la segunda y el “Pozu María Luisa”.

¿De vuestras canciones cuál es la “de cabecera”?

M: Yo “Atiende, Asturias, atiende”, aunque quedase con una ye difícil, hay tantes…

Ch.P: Yo la canción de “Delina” que-y dedico a mi madre y a la madre Tierra; porque mi madre me dio la vida y esta Tierra me vio nacer.

Nuberu delante de la escultura en homenaje a Clarín, donde quisieron hacerse esta foto.

¿Qué os parece el panorama musical actual en Asturias?  ¿Qué intérpretes os interesan y con cuáles os sentís identificados (por estilo o por la letra)?

Ch.P: Yo me quedo con “6 riales”, que toqué con ellas en la Felguera y me prestó “la de Dios”; con “Guieldu” y con un rapaz de Infiestu que se llama “Fontoria”.

M: Yo comparto lo de “6 riales” y “Guieldu”.

¿Volvéis en modo reminiscencia, para cantar las canciones de antes o también con la intención de componer y crear nuevas canciones?

Ch.P: Manolo y Chus Pedro son como el Dúo Dinámico pero, independientemente de eso si Manolo y yo nos ponemos la pila y no haz falta que sea Duracel, “parimos como conejes”.

M: Ye ponese; pero hay que hacer una reflexión, que creo que se hacen en más sitios de Europa. Con todo el esfuerzo y todo lo que nos costó salir de una dictadura y entrar en una Democracia, Nuberu, Chus y yo, tenemos ganes de decir, como lo dijimos en otra época y, ahora, de otra manera, coses que no se están diciendo y que están latentes en la mente de todos.

Ch.P: Nuberu ye una “tayuela” (banco) que ye el origen de Nuberu y que tiene tres pates: el mundo del trabajo y el mundo solidario; otra, musicalmente hablando, la tradición innovada; y la tercera, el compromiso con las señas de identidad de un país que se llama Asturias. Además, hay una madre que ye la llingua asturiana.

Habéis dicho que volvéis por vocación y necesidad de cantar y componer. ¿Cómo definiríais esa vocación vuestra que os ha hecho volver a los escenarios?

Ch.P: (cantando el tango de Gardel): “Y volver, volver, volver…a tus brazos, otra vez…llegaré hasta donde estés,, yo sé volver, quiero volver, volver…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *