Los Berrones, 35 años sin bajarse del escenario

Si examinásemos la banda sonora de miles y miles de asturianos la gran mayoría incluirían en ella al menos una canción de Los Berrones. Desde finales de la década de los 80 y con su estilo peculiar, acuñado como el estilo agro-rock, Ramón Blanco y Olegario Méndez lideran Los Berrones su gran sueño musical que dejo de ser una afición en 1987 cuando se lanzaron a los escenarios de donde ya no se bajarían. Ahora cumplen 35 años en la música y esperan sorprender con una gira que se aleja de los espacios habituales pero que llega con las canciones de siempre, con sus letras en asturiano del día al día de los pueblos y sus vivencias. Un espectáculo cuidado en todos los sentidos que nadie puede perderse y que arrancara en el centro Niemeyer este 8 de enero.

 MARTA VARELA.

– Mantenerse 35 años en la música ¿resulta ser complicado?

Comenzamos en Tolivia con un cassette grabando nuestras cosas, después ya compramos instrumento y empezamos a tomarnoslo más en serio si cabe ensayamos mucho, y logramos grabar nuestro primer sencillo y arrancar como formación musical, y han ido pasando los años sin perder esa ilusión, ni cambiar de formación musical ni dejar un sólo año de ensayar y tocar, salvo por este, maldita pandemia, que nos obliga a una recuperación más lenta de los previsto con una sexta ola que nos ha sorprendido pero que intentamos remontar con este nuevo proyecto. Hay que reinventarse, y lo estamos haciende o con un concierto cuidado, ofreciendo al público algo digno. Es un honor llevar tantos años activos y con un nombre que la gente reconoce. Nunca hemos dejado de ser Los Berrones.

– Lo celebráis con una gira que además es un cambio de emplazamientos para vuestros directos

Son tiempos complicados, y sobre todo inciertos para la música, pero nos lanzamos creemos que 35 años se lo merecen. Vamos a realizar, bajo la dirección de A Mansalva, una gira que hemos llamado ‘Tour Año 1 D.C. (dempués del covid)’ llevaremos nuestras canciones de siempre y sorpresas por escenarios más controlados, con un buen sonido y una buena acústica.  Estamos intentando cuidar al máximo todos los detalles para que la gente que pague por ver el espectáculo disfrute. Ofreceremos un concierto muy cuidado, con un diseño de luces específico que busca sorprender. Vamos a dejar atrás de momento les fiestes de prau y los ‘chiringos’, y presentamos una gira por espacios como la mítica sala Rivera de Madrid, el Escenario de Santander, o la Sala Capitol de Santiago de Compostela. Y quedan cosas por concretar en la zona del País vasco y León que ya se irán anunciando. Eso si comenzar en Asturias por supuesto.

– Y será en Avilés

Será este ocho de enero en el auditorio del Centro Niemeyer de Aviles, las entradas ya están a la venta y parece que van a buen ritmo. Pretendemos que la gente siga disfrutando de nuestra música pero en esta ocasión de una forma diferente, sentados, centrados en la música y notando la peculiaridad de cada instrumento. Además tenemos otras fechas confirmadas como el 7 de mayo en Santander, y en junio iremos el día 5 a Santiago de Compostela y el 24 a Madrid, seguramente habrá otras fechas que podremos confirmar en breve. La idea es terminarla con un gran concierto también en Asturias con más artistas en el escenario, esperamos que sea para poder decir dejar atrás la pandemia y seguir pasándolo bien con la música.

– ¿Qué se encontrará el público?

A Los Berrones, cantaremos como siempre en asturiano que es nuestra lengua materna, y acompañados en el escenario por los garabatos y posiblemente en madreñes. Intentaremos dar lo mejor durante una hora y media aproximadamente unos quince o diecisiete temas. Sonarán esas historias de siempre por las que seguro el público espera. En nuestros conciertos solemos tener unas cinco canciones que siempre tocamos porque es lo que el público nos pide, aunque en ocasiones nos piden temas que no tenemos preparados. En total tenemos unas 100 canciones publicadas en una decena de trabajos, y hay gente que te pide justo la que no tienes preparada. Si les saben podrán cantar nuestros temas más conocidos como ‘Nun yes tú’, ‘La de la escuela’, ‘Chacho’, ‘La de les vacaciones’ y ‘La del estudiante’

Ramón Blanco y Olegario Méndez, durante la entrevista con nuestra compañera Marta Varela. Fotos: A Mansalva

– ¿Y no vais a estar solos en el escenario?

Si, somos muy afortunados van a estar con nosotros en el escenario la Banda de música de Pravia, con unos treinta músicos con instrumentos de viento, que le dan a nuestras creaciones algo especial. Nosotros somos muy dados a subir en nuestros conciertos a músicos presentes a cantar con nosotros, pero en esta ocasión hemos realizado arreglos para que nuestras canciones se adapten a la Banda de Pravia, creo que va agostar mucho y a sorprende- Hemos trabando mucho con ellos y el resultado ha sido muy prestoso. Concretamente ellos han hecho un gran esfuerzo adaptándose a quince temas que nuestros pero que ellos han logrado hacer también suyos. En septiembre hicimos una especie de prueba y el resultado fue muy satisfactorio. Tampoco vamos a estar solos en el resto de escenarios, contaremos con músicos de la zona para que nos acompañen.

– ¿Esas historias de donde salen, cómo hacéis una canción?

Las canciones no salen fáciles, puede llegarte la inspiración pero hay que unir letras y música y adaptarlas a unos cuatro minutos como máximo. Al principio, la que llamamos nuestra etapa prehistórica, estábamos horas y horas y igual no salía nada, ahora tenemos un poco más de oficio y hay más adelantos técnicos pero hay que trabajar duro también. Además hay que ser consciente de que compones para la gente, a ti te puede gustar mucho pero tiene que gustarla a la gente que te va a escuchar. Muchas veces hacíamos maquetas y lo escuchaba alguien ajeno al grupo y decía que le gustaba y la arreglábamos y gustaba. Es complicado, tiene que venirte la idea de lo que quieres contar y sintetizarlo con frases certeras. Tenemos muchas que son meras anécdotas, algunas salen en torno a una frase o un refrán, incluso de romances. Por ejemplo en esa etapa prehistórica teníamos una melodía y yo abrí un libro y salió un romance de Machado y  comencé a cantarlo y parecía que quedaba bien, después lo sustituimos por la letra de la que es nuestra canción de ‘La de la escuela. Más recientemente nuestro tema ‘Toi que me lleva Dios’, salió de una redacción que les mande como trabajo a los guajes que les doy clase

– En estos años la banda ha ido cambiando…

Nosotros dos comenzamos casi sin instrumentos a divertirnos con la música en nuestro pueblo en Tolivia una parroquia de Pola de Laviana, de donde somos y donde vivimos. A lo largo del tiempo entra uno, sale otro pero siempre de forma normal. Al principio nos acompañó Tante Blanco y Rubén Buelga pero por diversos motivos el grupo ha ido evolucionando, así se nos unió Velino Blanco, y otros grandes músicos. Así en la actualidad el grupo se completa durante los conciertos con la colaboración de Julio Gilsanz en la guitarra, de Miguel Herrero a la batería (tras el fallecimiento en diciembre de 2015 de Chema Fombona) y de José Ramón Feito a los teclados. No podemos saber si habría más cambios eso si nosotros esperamos seguir cantando hasta que ya nadie vaya a vernos. E intentaremos seguir con nuestra esencial, la que dio vida a Los Berrones, con la ilusión de poder tocar para nuestro público a que es lo que nos gusta. De momento todavía no nos apetecer dejar esto de la música.

– Lo que nunca ha cambiado es su agro-rock, que les acompaña desde el principio

Siempre ha sido nuestro estilo, pero todavía no les hemos dedicado tiempo suficiente para tener una definición concreta, tendremos que hacerlo algún día. De momento apea nosotros el agro-rock, es el rock clásico, el de los años 70 que es el que nos gusta a nosotros, llevado a Tolivia, a un pueblo rural asturiano. Nosotros comenzamos a tocar cuando había rock urbano y estaba la movida madrileña pero veíamos que no encajábamos del todo en ninguno y comenzamos a colgar del garabato un cartel que ponía agro-rock para que quedase claro. Nosotros contábamos historias que pasaban en los pueblos a los paisanos, nada tenían que ver con el rock urbano de Madrid por ejemplo. Y así lo pusimos en nuestro primer sencillo, nos pusimos una etiqueta a nosotros mismos.

– Treinta y cinco años en el escenario dan para muchas anécdotas

Sin lugar a duda, y sobre todo nosotros que habitualmente solo llevamos preparadas las canciones, y en los escenario hemos dicho y bromeado con muchas cosas.. Unas veces con más acierto que otras espero siempre intentamos divertirnos y que la gente lo pase bien, sin que nadie se ofenda. Nos cuesta pasar de una canción a otra sin decir algo al público. Si miramos atrás hemos recogido más alegría que sin sabores. Y esperamos seguir porque de momento todavía no nos apetecer dejar esto de la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *