“Tenemos una gran sanidad, el paciente debe ayudar a cuidarla”

Comentarios desactivados en “Tenemos una gran sanidad, el paciente debe ayudar a cuidarla”

Tácito Suárez ha dedicado la mayor parte de su vida a la sanidad, casi cuarenta años. Una dedicación en la que destaca su faceta médica en el hospital valle del Nalón, aunque lleva años centrado en la gestión. Actualmente, afronta la gerencia del área sanitaria del Nalón. Su pasión por la una sanidad excelente es la línea a que se ha marcado, en cada una de sus responsabilidades. Y ahora desarrolla ese trabajo en el valle del Nalón.

Tácito Suárez. gernete del Área Sanitaria VIII.

Tácito Suárez. gernete del Área Sanitaria VIII.

– ¿Cómo está la salud del valle?

– La salud es un concepto influido por muchas cosas, lo que bebemos, lo que comemos, el ejercicio que hacemos…. y en ese sentido tenemos mucho que mejorar en este valle. Tenemos costumbres que no nos ayudan mucho a tener una salud excelente. Los datos del Observatorio Asturiano de la Salud son malos. En esta comarca tenemos más obesidad, hipertensión, diabetes, no hacemos demasiado ejercicio, bebemos y comemos demasiado, se fuma en exceso y tendemos a utilizar demasiados ansiolíticos (principalmente en Caso y Sobrescobio). Esto es una evidencia que venimos explicando en las charlas que damos por la zona. Nos preocupa la obesidad infantil, se están dando embarazos no deseables… Somos consciente que a esto contribuye en parte la crisis, la falta de trabajo.

– ¿Cómo podemos atajarlo?

– Contamos con una herramienta esencial. Tenemos muy buen servicio sanitario, una sanidad excelente. Pero unos pacientes muy cómodos, queremos tener una salud de hierro pero haciendo un esfuerzo mínimo, y no puede ser. No se puede pretender que el médico con una pastilla lo arregle todo. El paciente tiene que poner algo de su parte. La salud es muy mejorable, y depende mucho de nosotros, comer y beber menos, dejar de fumar, hacer más ejercicio … cosas muy sencilla que nos ayudan a cuidarnos. Hay que ser más responsable con nuestra salud. No podemos cargarlo todo al sistema sanitario. En esta cuenca hay 19 centros de salud, un hospital, el sanatorio Adaro, cinco puntos de atención continuada y según el barómetro sanitario se va al médico más que en ningún otro sitio. Pero haya que poner algo de su parte. Además no podemos refugiarnos en que somos una zona muy envejecida, que lo somos, pero no la que más, tenemos el envejecimiento dentro de la media asturiana.

¿Hablamos de una excelente sanidad, pero algunos pacientes y representantes políticos se quejan de que en ocasiones las urgencias hospitalarias se saturan?

– El servicio no se colapso, porque no llega a pararse, si es cierto  que en ocasiones se relantiza. En Urgencias haya una norma, a partí de que queden siete pacientes de un día para otro tenemos un plan de evacuación urgente y abrimos una planta. A las ocho de la mañana comienza a funcionar todo con nuevas altas etc… por lo que a la una si haya pacientes están todos ubicados. Tenemos el servicios de urgencias con más persona de cama de toda Asturias, gracias a la acreditación Join Commission. Desde siempre en la época estival se han cerrado plantas, porque la actividad disminuye. Cuando hay más de diez pacientes en Urgencias se abren plantas, y en un tiempo prudencial se acomodan a todos los pacientes.  No hay más, cuando se necesita abrirlas se abren. Sí tenemos que pensar en un futuro porque es posible que el envejecimiento normal de la población y una esperanza de vida mayor no nos permita cerrar ninguna planta. Ahora, lo que tenemos que hacer es conservar lo que tenemos entre todos. Si nos pasa algo, en aproximadamente cinco minutos llega la ambulancia y tenemos el hospital cerca. El 90% de la población están entre 0 y 20 minutos en el hospital. Y esa cercanía en ocasiones hace que algunos abusen y se salten la consulta de su médico de cabecera, las urgencias de primaria y acudan directamente al hospital. Saben que allí te miran de arriba a bajo. Una vez en el centro hospitalario nadie puede negar que allí se mira al paciente minuciosamente, se hacen analíticas, radiografías, ecografías etc… Eso tenemos que valorarlo mucho.

tacito_58

– ¿Usamos en exceso los servicios médicos?

– Es posible. Desde el área queremos entender que cuando un paciente va al médico es porque al menos él cree que lo necesita. Es una característica nuestra. Al día en este áreas hay 4.900 actos médicos (presencia de un facultativo y un paciente). De estos corresponden a Primaria 3.600 consultas y en el hospital actos médicos 1.221. Se hacen más revisiones que el coche de Fernando Alonso. Será que se necesitan. Pero tenemos que ser conscientes de que de 25 euros de cada cien, gastados en sanidad, no sirven para nada. Son mayoritariamente pruebas diagnósticas que no aportan nada, en torno a un 30%, pero que se hacen por complacer al paciente. Y de ahí derivan los recortes que se nos pidieron desde Europa, porque nos decían que tenemos una sanidad muy buena pero muy cara.

– ¿El mayor tesoro de esta sanidad?

– En el valle del Nalón no hay duda el personal. Aquí trabaja a diario esa plantilla con la que cada gerente sueña. Es una realidad. Si comenzamos por la atención primaria, los ambulatorios, consultorios etc… se define con una sola palabra excepcional. Su compromiso con la salud, el trabajo, el gasto en recetas etc… es envidiable. Se implican con la gestión y con los pacientes. La sanidad se ha convertido en la gran empresa del valle del Nalon con 1.300 contratados, de cada 55 habitantes uno trabaja en la sanidad. Un área que se gasta al año más de 102 millones. De estos 58,6 millones son sólo para pagar las nóminas del personal. Casi 23 millones se gastan en recetas. Y un millón y medio en inversiones. El resto se gastan en alimentación, lavandería y en cosas que no mejoran la salud. Poner en marcha la sainad en el valle nos cuenta cada día 282.000 euros.

Comentarios inactivos en esta noticia