“Mi forma de pensar y de ser es la de alguien de este valle”

Comentarios desactivados en “Mi forma de pensar y de ser es la de alguien de este valle”

José Ramón Flórez es productor y propietario de PKO –una de las productoras musicales más importantes del panorama internacional-. Felguerino casi de nacimiento, aunque en verdad sus primeros años de vida los pasara entre Grao y Oviedo, fue elegido el pasado mes de junio como pregonero en las fiestas de San Pedro. José Ramón es un hombre de altura –lo contábamos más bajito-, de voz calmada y sonrisa perenne. Decide atendernos justo antes de comenzar el acto.  Amigos, conocidos y admiradores se van acercando al lugar donde alguien le comenta con camarería la desaparición de un viejo tocadiscos que le pidieron hace muchos, muchos años, cuando él soñaba con cantar y cuando ser productor ni siquiera rondaba su cabeza. “Pues tiene que tenerlo el otro chaval”. Ambos ríen. Está a gusto.

José Ramón Flórez es productor musical  y propietario de PKO fue pregonero de las fiestas de San Pedro

José Ramón Flórez es productor musical y propietario de PKO fue pregonero de las fiestas de San Pedro

-¿Cómo son los inicios en el mundo de la música?

-Escuchando música. Por ejemplo, llegaban las fiestas y lo que más me gustaba era ver a aquellas señoras fabulosas en la orquesta cantando.

-Y decides ser compositor, cantante y luego productor cuando…

-No se decide. Surge. Había coincidido con Juan Pardo que se había cansado de cantar y pensó: ¿por qué no ponemos una productora? Yo me animé y grabamos discos con Parchís, Los Pecos, Luz Casal… Fue pasando el tiempo y Juan volvió a la música pero claro, no podía producirse al mismo tiempo que cantaba, y me pidió si podía hacerlo yo. A mi me venía grande porque era la primera vez que me veía en ello. Pero me gustó y sacamos el disco “No me hables” con un éxito tremendo. Juan volvió a cantar y yo me quedé sin saber que hacer.

Más adelante aparece un productor español que se llama Honorio Herrero y me pide componer canciones para un mexicano. Me dijo el nombre pero yo de aquella aún no le conocía, fue luego cuando me enteré que era Luis Miguel. En el año 2000 es ya cuando me cansé de viajar y decido establecerme aquí definitivamente. Quiero decirte con esto que nunca he tenido esas cosas que de repente  dice la gente. “Yo de pequeño quería ser futbolista”, pues yo no. Me gustaba la música y creía que no se me daba del todo mal, pero fui haciendo las cosas de una manera natural.

-Cuando hablas de producir se te nota que es un trabajo que te entusiasma. ¿Quizás porque puedes vivir diferentes experiencias?

-Sí. De hecho cuando cantaba cambié varias veces de nombre porque me gustaba cambiar de personaje. En el caso de la producción el sistema es complejo. Son generalmente las compañías discográficas quiénes te encargan la producción. Por PKO ha pasado desde Pasión Vega a Isabel Pantoja, pasando por Andy &Lucas, Sergio Dalma, o una chica celta violinista que se llama Judith Mateo y de pop he hecho cientos de cosas. El productor y compositor tiene que ser es un sastre que confecciona a la medida del artista que tiene delante.

-¿Suelen surgir anécdotas cuando se está tan concentrado en sacar un trabajo musical?

-Si. Son situaciones muy intentas. Date cuenta que los cantantes en el momento de entrar en el estudio dejan al descubierto todas sus debilidades. El hecho de encontrarse detrás de un cristal, totalmente solo, con un ingeniero y un productor que está juzgando de alguna manera tu labor les pone nerviosos. Ahí descubres a otra persona que difiere del cantante que pisa el escenario.

-Entiendo que hay que hacer un poco de psicólogo, ¿no?

-Sí, tienes que entenderles y ayudarles para que saquen a la luz su trabajo. Cuando cantas para un montón de gente sobre un escenario te animas, te transmite sensaciones, te da energía. Antes de salir al escenario es un momento muy duro pero en el momento en que estas en él, es la gloria. En el estudio hay que trabajar con esa parte emocional.

José Ramón Flórez durante la entrevista

José Ramón Flórez durante la entrevista

-Constantemente estas viajando por motivos de trabajo. ¿La tierra sigue llamando?

-Claro. No me gusta viajar, lo hago mucho por trabajo y siempre con la mayor disciplina. Y de repente, estoy quince días en Madrid y tengo tantas cosas que hacer que no puedo acercarme a Asturias. Pero claro que sigo pegado a Asturias. Sigo pegado a Asturias en el sentido de que busco la noticias del tiempo de aquí en el sitio donde me encuentre. (Se ríe) Que llega el día de San Pedro, de San Juan,  de San Mateo… es el día de las fiestas y me acuerdo.

-Por lo que veo recuerdas las fiestas de aquí. ¿Cómo vivías las de San Pedro que son las que ahora protagonizas como pregonero?

-Pues como un niño impresionado. Cuando empezaban a pintar las jardineras del parque y colocaban banderitas en las calles ya olía a fiesta y eso, era el principio de verano. Ya te daba alegría. Por aquella época yo estaba acostumbrado a que las gafas de sol era una cosa del verano y poco… años después descubrí que las gafas de sol eran importantes ya desde que se pasaba el puerto de Pajares. ¿Pero como lo vivía? Con una enorme ilusión. Disfrutábamos de la feria, que entonces estaba en la parte derecha del parque yendo hacia la iglesia y en las calles que estaban hacia ese lado. Íbamos a las orquestas…

 

-PKO ha producido a Melendi. ¿Algún otro asturiano?

-Sí, han pasado algunos por el estudio pero la verdad es que yo no he tenido la suerte de trabajar con ninguno.

-¿Cómo ves el panorama regional a nivel musical? O mejor, ¿se ve algo nuevo cuando se está tan arriba?

-Desde donde yo estoy solo veo a la gente que ya conocía. Sé que hay por ejemplo un chico que se llama Pablo Moro, que me han hablado de él y he escuchado discos suyos. Pero al margen de casos puntuales estoy un poco despegado como consecuencia de los viajes y de las cosas que tengo que resolver cuando llego a Madrid. He perdido en parte la conexión con la gente joven… porque la gente que yo conozco es de mi edad y están desconectados.

-Cuando vas a tus viajes ¿qué forma parte ya de ti? ¿Que te llevas de Asturias?

-Me lo llevo todo. Mi concepto de la vida es el de alguien que ha estado viviendo aquí hasta los 18 años.

-¿Pero has estado más años fuera de Asturias que en ella?

-Sí, pero es igual. Mis años de formación, que es lo que más te influye en la vida, los he pasado aquí. Yo nunca he tenido mucho acento asturiano, pero de repente me encontré por Argentina a un señor de Mieres que llevaba 56 años allí. Y sigue teniendo el mismo acento de “¿Yes de Mieres ho? ¡Cómo es posible! Bueno, pues es posible y es inevitable. Lo que te influye en los primeros años de vida no te lo quitas de encima salvo que lo pretendas. También llevo conmigo los olores de las cosas, los sabores de la comida, el paisaje, todo eso se va conmigo siempre. Y cuando me voy, intento encontrar libros en asturiano o música. Sigo siendo asturiano. Incluso te diría que mi forma de pensar y de actuar es la de alguien que ha crecido en este valle.

Comments are closed.