Los hosteleros de Langreo protagonizan un encierro en la iglesia de San Pedro

Los hosteleros y comerciantes de Langreo, con los negocios cerrados desde hace una semana, han decidido dar un paso más en sus reivindicaciones y protagonizan, desde ayer, un encierro en la iglesia de San Pedro de La Felguera. Éste tendrá carácter indefinido y se mantendrá estableciendo diferentes turnos entre los autónomos. El objetivo es que “se agilicen las ayudas comprometidas a los negocios que se han visto obligados a cerrar debido a la pandemia del coronavirus”.

La nueva movilización, que llegó tan solo unas horas después de la concentración en la plaza consistorial, llega envuelta en la tensión del momento. A nivel regional Otea convocaba una concentración a las once de la mañana frente al consistorio. Mientras, la plataforma de comerciantes y hosteleros de Langreo salía del parque Dolores F. Duro en dirección a la plaza consistorial donde cada mañana, desde que se decretara el cierre de sus negocios hace una semana, se han estado concentrando.

Durante la reunión conocieron de la mano del concejal de Unidas Podemos, Luis Baragaño, un nuevo giro en sus intereses al anunciarles éste que el acceso a las ayudas que están esperando podría demorarse meses. Baragaño aseguró “que el planteamiento de hacer una declaración responsable para agilizar los trámites no se podrá llevar a cabo al no acceder a esta petición desde la secretaría”. Esto generó gran malestar entre los congregados que instaron a la alcaldesa a bajar a la concentración para explicarles lo que estaba sucediendo sin que se diera, finalmente, esa reunión. A media mañana desde la oposición se comprometían a solicitar “un pleno extraordinario con el fin de solventar la problemática”.

Carmen Arbesú, alcaldesa de Langreo, señaló que “lo que se dice no es cierto y que no ha cambiado nada”. Asegura que desde el equipo de gobierno “mantenemos todo lo que dijimos y estamos trabajando para trasladarlo a resoluciones legales. El problema es que hay un pequeño sector interesado en intoxicar a los hosteleros y a la opinión pública. Se están aprovechando con muy poca lealtad de la pandemia y la crisis para desgastar al equipo de gobierno, acusándonos de inacciones e incumplimientos. Todo ello se basa en las falsedades. No es el Ayuntamiento quien decreta el cierre de los negocios ni quien puede levantarlo. Desde marzo se ha eliminado la tasa de las terrazas y se han retrasado todos los recibos sin recargo. Además, seguimos trabajando para atender las nuevas solicitudes y mañana mismo tenemos convocada la Comisión de Hacienda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *