Langreo pone en marcha por primera vez un plan de trampeo contra la oruga procesionaria en sus parques públicos

La Concejalía de Servicios Operativos instalará dispositivos para atrapar a los insectos mientras bajan de los árboles y evitar que lleguen a zonas de riesgo para niños y mascotas

Los operarios ya han colocado cinco mecanismos en el Parque Nuevo de La Felguera, siguen trabajando en él y acudirán en los próximos días a otras zonas verdes del municipio

Trampeo contra la oruga procesionaria en Langreo.

El Ayuntamiento de Langreo pondrá en marcha este año, por primera vez, un sistema de trampeo para la captura de orugas procesionarias en los parques de titularidad pública del concejo. Los técnicos del Servicio de Parques y Jardines, adscrito a la Concejalía de Servicios Operativos, han comenzado este lunes su instalación en el Parque Nuevo de La Felguera y proseguirán sus trabajos en los próximos días tanto en esa zona verde como en las situadas en otros distritos del municipio.

Las semanas anteriores a la llegada de la primavera son el momento del ciclo vital del insecto que le lleva a bajar de los árboles, donde se ha alimentado de hojas hasta agotarlas, para buscar otra fuente de comida o para enterrarse en el suelo y pasar su fase de larva antes de convertirse en mariposa. Es también la época en que pueden verse los desfiles de gusanos por los troncos o por el suelo que dan a la especie el nombre de oruga procesionaria. Los pelos urticantes que recubren su cuerpo son motivo de preocupación en los parques por el peligro que entrañan para los niños más pequeños o para las mascotas.

«Otros años usábamos medios mecánicos para reducir la población. Subíamos con cestas hasta lo alto de los árboles para cortar los bolsones que forman los gusanos y retirarlos. Pero esta vez hemos decidido adaptarnos a un nuevo sistema. Colocaremos bolsas llenas de tierra semejante a la que usan los insectos para enterrarse, las acoplaremos a los troncos con correas y dejaremos un solo camino de bajada para poder atraparlos. Luego las retiraremos. Es un sistema inocuo para las personas o para la vegetación, puesto que no usa ningún componente químico», explica el concejal de Servicios Operativos, José Manuel Álvarez.

Los técnicos ya han dejado instaladas las primeras cinco trampas en el parque de La Felguera y regresarán a él en los próximos días para colocar más en otros árboles ya localizados y señalados por la presencia de las orugas. De la misma manera, el personal de la Concejalía acudirá a otras zonas verdes del concejo para evitar la proliferación de gusanos en zonas accesibles a los menores o a las mascotas.

«Tenemos en estudio otros sistemas complementarios para ayudar al exterminio de la procesionaria. Siempre van a llegar a los parques algunos ejemplares que salgan desde árboles situados en fincas privadas o en otras zonas a las que nuestros técnicos no tienen acceso,pero sí confiamos en que esta campaña de trampeo sea efectiva para reducir la población en buena medida y minimizar el impacto del problema», añade el concejal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *