El Pozo Sotón reabre a los turistas con un ambicioso recorrido minero exterior como nuevo aliciente

La visita exterior, con numerosos equipamientos mineros desarrollados por los propios de guías de Sotón, se une a la tradicional oferta de convertirse en minero por un día, una experiencia única en el mundo

La campaña turística del verano 2020 echa a andar en el Pozo Sotón el próximo lunes 29 de junio. La emblemática instalación minera, declarada Bien de Interés Cultural, retoma sus visitas turísticas tras las restricciones marcadas por la alerta sanitaria decretada por la pandemia de coronavirus. La principal novedad de esta temporada será una ambiciosa ruta minera exterior que recorre todos los hitos de la labor minera y que ha sido preparada por los propios guías del pozo Sotón. Esta visita se suma a la tradicional al interior de la mina, una experiencia única en el mundo que ofrece al turista más aventurero la posibilidad de convertirse en minero por un día.

Así, Sotón afronta el verano 2020 multiplicando su oferta y la aventura. El Pozo retoma las visitas interiores, tras el cierre forzado por la pandemia de coronavirus, y añade, a esta experiencia única en el mundo, una completísima visita exterior en la que se repasa la historia y los entresijos de la labor minera. La visita es tan completa que a los guías mineros de Sotón sólo les falta sacar directamente la mina a la calle para dársela a conocer con todo lujo de detalles a los visitantes.

Las actividades se pondrán en marcha el próximo lunes 29 junio. La oferta se completa con la visita al Centro de Experiencias y Memoria de la Minería, el museo dedicado a la historia de HUNOSA.

La visita interior, que permite al turista vivir la aventura de ser minero por un día a más de medio kilómetro de profundidad, seguirá siendo el plato fuerte de Sotón, pero la principal novedad de la campaña verano 2020 en Sotón es una amplia visita guiada por los exteriores del Pozo. Para ello, los guías mineros de Sotón han diseñado un recorrido cargado de hitos mineros. Pertrechados con casco, lámpara, guantes y mascarilla, los visitantes iniciarán el recorrido en el almacén y la lampistería, donde se pertrecharán con el material minero, para descubrir luego la historia del Pozo y su arquitectura: sus dos castilletes, la estructura metálica que los une o réter y el edificio de la casa de máquinas y las oficinas sindicales, un conjunto declarado Bien de Interés Cultural que constituye una verdadera catedral de la minera.

El paseo industrial los llevará al embarque, donde podrán fotografiarse con la jaula de reserva; al taller y a las oficinas de postminería, un edificio de 1946 que contaba con cocina, comedor, casa de aseo y habitaciones con literas. Obviamente, la Casa de Máquinas es parada obligada. Allí conocerán la labor del maquinista de extracción.

En el exterior repasarán los distintos métodos de explotación en seis galerías didácticas creadas para ayudar a comprender la labor minera, los distintos sistemas de explotación, la maquinaria…. Cuando acaben el recorrido, los participantes sabrán lo que es una chimenea, un testero, postiar, dar tira, bastidores, mampostas, el posteo de chulana, el chapeo, la bocarrampla, el avance de galería, el barrenista, el scraper, los tresillones, una cruz de San Andrés, etc, etc. Asistirán a la simulación de un disparo de avance y verán una rozadora en funcionamiento. En su paseo, los turistas tendrán la sensación de que los mineros de HUNOSA les han sacado la mina a la calle para que puedan conocerla sin dificultad. La nueva visita exterior arranca en sus primeras semanas con un precio en oferta ya que todos los visitantes pagarán tarifa infantil de cuatro euros. Toda la información sobre la visita puede consultarse en la web www.pozosoton.es

Junto a este novedoso recorrido, se retoma también la actividad de la que es la gran atracción del Pozo: la visita interior, convertirse en minero por un día, descubrir las entrañas de la tierra a casi seiscientos metros de profundidad y disfrutar de una experiencia única en el mundo.

Sotón es la primera mina del mundo que ha abierto sus galerías al público permitiendo al visitante, equipado con su autorrescatador y su lámpara de mina, llevar a cabo, durante una jornada laboral, todas las labores propias de los mineros: picar carbón, barrenar un frente de galería, viajar en un tren de personal o recorrer angostas galerías.

En la visita, los turistas reciben una charla de seguridad, conocen las instalaciones exteriores del Pozo y su historia, para tomar la jaula (ascensor de la mina) que les deja, inicialmente, a casi cuatrocientos metros de profundidad. Una vez allí, el visitante inicia su trayecto por el interior recorriendo «La Jota», una chimenea de ventilación, utilizada también como salida auxiliar, ejecutada manualmente y reforzada únicamente con piezas de madera. “La Jota” tiene una longitud de 100 metros y la pendiente media supera los 43 grados. Su sección media de paso en algunos tramos es inferior al metro cuadrado, lo que en ocasiones obliga a avanzar arrastrado, con los pies por delante. Estas características son precisamente las que convierten este tramo en uno de los hitos de la visita.

Tras deslizarse por «La Jota» el turista aparece en novena planta, a 467 metros de la superficie. Allí, se instruye al visitante sobre las distintas formas de explotación que puede encontrar en una mina. El trayecto incluye, entre otros alicientes, un taller de picadores en el que el turista puede probar suerte con el martillo y arrancar una piedra de carbón que podrá llevarse de recuerdo; un frente de barrenistas en el que también se puede experimentar en carne propia la dureza de esta esforzada labor; y el descenso por un plano casi vertical hasta décima planta, ya a 557 metros de profundidad, la cota más baja que puede visitar un turista en una explotación minera en el mundo. Para finalizar, el regreso hasta la caña del Pozo, los últimos dos kilómetros de recorrido, se lleva a cabo en un tren de personal de la empresa que en su tránsito circula bajo montañas, en ocasiones, a más de mil metros de la superficie montañosa que rodea Sotón.

El interés y la exclusividad de experiencia de la visita a Sotón ha sido destacada con la máxima calificación –Anchor Point- por la prestigiosa Ruta Europea de Patrimonio Industrial, ERIH, algo que convierte el centro en un referente del turismo industrial en Europa; y con el premio “Embajador Turístico de Asturias 2017” de OTEA, patronal asturiana de hostelería y turismo del Principado, por la “la acertada reconversión de una instalación minera para uso turístico y cultural”.

Estas dos visitas se complementan con otros atractivos como el Centro de Experiencias y Memoria de la Minería (CEMM), en el que puede repasarse la historia de la empresa pública HUNOSA. Para más información www.pozosoton.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *