“El disco es una evolución lógica, muy en la línea de las noches en danza, que tenía que hacer con la música tradicional”

Comentarios desactivados en “El disco es una evolución lógica, muy en la línea de las noches en danza, que tenía que hacer con la música tradicional”

La casina Anabel Santiago ha sacado a la venta su nuevo disco “Y_Andá” y última los preparativos de los próximos conciertos: Casa de la Cultura de Avilés (21 de febrero); Centro Cultural de Valles (Piloña) y Mieres (16 y 29 de marzo respectivamente) y el 26 de abril en Madrid.

Anabel Santiago nos habla, entre otros temas, de su último trabajo ‘Y_Andá’.

– ¿Cómo surge la idea de hacer este nuevo disco en el que se aúna música tradicional y electrónica?

  • La idea parte de hacer una ruptura con lo que venía siendo mi carrera musical habitualmente, haciendo un cambio estilístico en todos los sentidos. Me gusta mucho fusionar y llevo años mezclando con otros estilos como el pop, el fado, el folk, o el country. Me quedaba esta asignatura pendiente en la que he intentado, a través de la electrónica, hacer una música más bailable y actual. Hay que pensar que ahora mismo existe un boom con el tema de las noches en danza y me parecía que ésta era una evolución lógica que tenía que tener la música tradicional en Asturias. Era el momento de darle algo diferente al baile. Sólo tuve que buscar los ingredientes adecuados encontrando a personas como Fruela 757, que es el DJ alma mater de este proyecto innovador.

-Entiendo que en un proyecto como este el equipo es muy importante. ¿Cómo llega a ellos?

  • El percusionista, Manuel Cordero, lleva conmigo casi toda mi trayectoria y en esta ocasión quise volver a recuperarle porque entiendo que es fundamental por su entendimiento de la percusión tradicional. Después me rodeé de gente que viene de otras familias musicales como Emilio Fidalgo, miembro de grupos como “Ruidos” o “El bueno, el feo y el malo”; o Chus Naves, que es teclista y bebe del pop indie (Salón de Adán). Con ellos ya venía trabajando pero me faltaba el broche final que era encontrar a una persona capaz de aportar el toque electrónico y que además entendiera esa música. Y de repente, como caído del cielo, un día me llega un link con una canción que me manda un colega y me dice: “oye, vaya guay esto que estas haciendo electrónico”. Y yo pensé: “pero si no estoy haciendo nada”. Me pongo a escuchar lo que manda y resulta que él estaba trabajando con temas míos tradicionales y los versionaba a su manera en electrónica para colgarlo en redes. Y pensé: “no sé quién es este tío, pero tengo que conocerle”.

-Estaría a punto de darle un infarto…

  • (Se ríe). Un poco sí. Quedé con Fruela en una sidrería pero no le había dicho para qué y estaba asustadísimo. Le dije: ·Mira, me pasaron tu música y lo que estas haciendo con mis canciones y quiero que trabayes para mi”. El “probe” pegó un resoplido y dijo: “menos mal, porque yo ya pensaba quitar eso de redes, que me ibas a denunciar, desde luego no me esperaba esto”. Y nada, pues a partir de ahí empezamos a trabajar sobre lo que ya tenía juntando las ideas de todo el equipo de músicos que me acompañan con el fin de sacar “Y_ Andá”.

-Durante tu última gira ya tocó la electrónica. ¿Cómo fue la acogida por parte del público?

  • Muy buena porque aunque el concepto cambia, la gente la entendió como música del mundo. No es ir a cantar unas tonadas que escuchen como sonidos étnicos asturianos si no que se trata de un concepto mucho más universal en el que hacemos claros guiños al pop, a la electrónica o al indie. Además, en el disco trabajamos con canciones gallegas como la balada de Rosalía de Castro “Adiós ríos, adiós fontes” que la versioné muy a mi manera dándole un giro de tuerca total y eso también lo entendió la gente como un cambio de registro importante.
La cantante casina Anabel Santiago en un momento de la entrevista con nuestra redactora Bibiana Coto.

-Si hay algo que destaca de su música y de sus discos es que siempre hace lo que quiere. Y, lo que quiere, puede ser dispar o incluso anárquico si se toma como referencia lo que habitualmente podemos encontrar dentro de la canción asturiana. No tiene nada que ver este disco, de hecho, con ninguno de los anteriores. ¿Qué va a encontrar el público en él?

  • Va a encontrar una reconstrucción, una visión y una reestructuración mental de lo que esperan. Un cambio hacia adelante que imponía la lógica y que me pedía el cuerpo. No me gusta hacer siempre lo mismo, me aburre. Necesitaba moverme en escena y también que la gente se moviera. Realmente es un proceso artístico mío y lo plasmo de esta manera.

-En este disco tiene algún tema de composición propia. Hábleme un poco de ellos.

  • Son canciones con las que he querido plasmarla la idea de superación que tenemos las mujeres. Siempre digo que el disco se traduce un poco en tres conceptos: feminismo, sorna y superación que también se ven, después, en el espectáculo que acompaña la gira. “Y_andá”, de hecho, es una expresión con la que acabo muchas canciones que viene a ser “aquí estoy yo y ahí queda eso”.

-¿Cuántas dosis de sorna, supervivencia y superación has tenido que emplear a lo largo de tu carrera?

  • Pues bastantes porque hago lo que quiero y no sigo ninguna pauta establecida y esto, la gente, no lo suele encajar bien. Además a nosotras nos cuesta llegar más a los mismos sitios. Se necesita más visualización del papel de la mujer en la música asturiana y en la nacional.

-¿Qué le dice Diamantina, su mentora, cuando hace estas innovaciones?

  • Que le presta mucho. Ella siempre me dice: “Tu faeslo diferente neña, nun ye lo que yo cantaba pero ye guapísimo”. La verdad es que nunca me dijo “oye, vaya feo”. Todo lo contrario.

-Con críticas o sin ellas, forma parte ya de los libros de llingua.

  • Sí. Bueno, por un lado que te critiquen tampoco está mal. No me preocupa. Y en cuanto a los libros, no sé si me creerás pero cuando me lo mandaron a casa me emocioné. Yo pienso que los neños son lo más importante que tenemos y que son el futuro. Y si ellos que van a ser el futuro no conocen la canción asturiana, no hay nada que hacer.

-Se que da clase, ¿hay cantera?

  • La hay, sólo de los pequeños tengo a doce y cada año llegan más.

-Por último, en la gira vamos a ver a amigos colaborando en el escenario.

  • No. Los conciertos son Anabel Santiago en solitario, sin acompañantes. Lo que no quiere decir que quizás, cuando llegue el cierre de la gira, no me preste rodearme de buenos amigos y disfrutar de un cierre especial, pero en el escenario voy a ser solo yo.

Comentarios inactivos en esta noticia