“Camín de la oficialidá”

Comentarios desactivados en “Camín de la oficialidá”

Esti mes entrevistamos en LA CUENCA DEL NALÓN a Pablo Rguez. Medina, escritor entreguín; Pablo Xuan Manzano, miembru de l’Academia de la Llingua Asturiana y Eloy Antuña, responsable de Política Llingüística nel Ayuntamientu de Llangréu con cuenta de la manifestación del 21 d’abril na que se volvió a reivindicar la oficialidá de la llingua.”

Pablo X. Manzano, Pablo Rodríguez Medina y Eloy Antuña, protagonistas de la entrevista de este mes.

Pablo X. Manzano, Pablo Rodríguez Medina y Eloy Antuña, protagonistas de la entrevista de este mes.

“L´asturianu sigue vivu, pero ca vez en peor estáu”

Pablo R. Medina. Escritor
El escritor entreguín, Pablo R. Medina, falando cola nuestra periodista Bibiana Coto.

El escritor entreguín, Pablo R. Medina, falando cola nuestra periodista Bibiana Coto.

– Tras el éxito de la manifestación por la oficialidad de este mes podemos decir que cada vez estamos más cerca de conseguir una reivindicación de décadas?

Podríemos dicir que tamos más cerca que nunca porque hai fuerces polítiques suficientes pa consiguir una reforma del estatutu que lo contemple.

– ¿Qué instrumentos, administrativos y culturales, se deberían poner en marcha para conseguir que esta oficialidá no se quede en “agua de borrajas”? Por otra parte, creen que las administraciones locales y regionales ¿están cumpliendo con lo establecido por la ley o aún queda camino?

Entá queda camín no que se consiguió. El Principáu aprobó una Llei d’usu… en 1998, pa la que se volvió insumisu, y que nun desenrolló… ¡Va pa venti años! Nesti sen, nun se pue dicir que s’incumpla una llei que nun tien desarrollu. Amás, ¿de qué lleis falamos? La Constitución Española, por exemplu, tan mentada en toles ocasiones, diz que “les demás llingües van ser oficiales nos sos territorios d’acordies colos estatutos de autonomía”. Va pa cuarenta años y n’Asturies eso nun se cumple.

– Muchas de las críticas a la lengua se centran en “una especie de creación de la nada que no tiene en cuenta variedades locales”. Es parte del argumentario en contra de ella. ¿Qué opinión le merece?

Hai un desconocimientu fondu de la propuesta de la Academia de la Llingua. Quien la conoza, y nun faga casu de los llevantos, verá que punxeron grafíes pa que toles variantes falaes s’afayen na representación escrita. Ye un de los llevantos de los que tan a la escontra de la oficialidá. Toa norma implica l’artificialidá o artificiosidá de pasar de lo oral a lo escrito.

– ¿Sigue viva la llingua o es una utopía? Parece que lo que sí que ha estado vivo siempre es el “amestao”.

L’asturianu sigue vivu, pero ca vez en peor estáu; magar la situación llaceriosa na que s’atopa, entá ye posible conservalu y revitalizalu, pero pa ello ye menester iguar polítiques firmes y decidíes que lu protexan, lu normalicen y lu fomenten. L’“amestáu” ye una mestura frutu de la falta de normalización y nun ye bonu nin pal castellán nin pal asturián.

– ¿Llevar la lengua a las aulas mejoraría la educación de las generaciones que nos sucederán? ¿Les permitirá, por ejemplo, diferenciar perfectamente cuándo hacen uso de la llingua y cuándo del castellano?

Non solo eso. Como llingua romance que ye, l’asturianu dota de ferramientes al alumnáu pa ser a deprender fenómenos d’otres llingües, non solo romances, que nun se ven a les clares nel castellano, como la diferenciación contable/incontable pal inglés o’l francés; la construcción de los posesivos n’italianu, refuerza les pontes pa col deprendizaxe del llatín y un llargu, perllargu etcétera.

– ¿Por qué piensa que hay tantas reticencias a hablar la lengua materna? ¿Tenemos todavía una losa de “paletismo” y “vergüenza” sobre nosotros?

De mano, porque en bien d’espacios de la vida ta vetao. Si nun ye ilegal, ye allegal. Non en tolos planos tien valor xurídicu l’asturianu (eso solo nos lo da la oficialidá); depués, por mieu al conflictu. N’Asturies hai conflictu llingüísticu: nuna reunión, nel parlamentu, siempre habrá quien t’eche en cara’l so usu. Finalmente, determinaos políticos, medios de comunicación y clases pudientes estigmatizaron el so usu, esto ye, ellos sí qu’usaron l’asturianu y el castellán como barrera social pa diferenciar quién taba instruyíu y quién nun tuviere una educación en llingua castellana. Agora paez que la xente se decata de que la llingua asturiana ye un patrimoniu del qu’hai que sentise orgulloso. En cuantes a ser de pueblu, ¿hai ciudaes n’Asturies o aldeones? Nun hai nada más importante, al dicir de Miguel Delibes, que ser de pueblu. Y yo añado, seya esti pueblu Sorriego o Nueva York d’Arriba.

 

Pablo X. Manzano

Pablo X. Manzano

“L´Academia de la Llingua Asturiana lleva más de trenta años trabayando na normalización del idioma”

Pablo Xuan Manzano. Miembru de la Academia de la Llingua Asturiana

– Tres l’ésitu de la manifestación pola oficialidá d’esti mes, podemos dicir que cada vegada tamos más cerca de consiguir una reivindicación de décades?

Efeutivamente, enxamás tuvimos tan cerca, pero nun ye pol indiscutible fechu de la gran manisfestación, sinón pola oportunidá que tenemos de qu’hai una mayoría parllamentaria que ta dimpuesta a reformar l’Estatutu d’Autonomía. Ye verdá que la postura del PSOE d’anguaño nun ye favoratible, pos dicen que nun lo llevaben nel programa al entamu la llexisllatura, pero queda añu y pico; estos socialistes camudarán y entós sedrá’l momento de reformar l’estatutu y échalo a andar.

  – Qué ferramientes alministratives y culturales deberíen ponese en marcha pa consiguir qu’esta oficilidá nun se quede n’agua de borraxes”.Per otru llau, ¿camienta que les alministraciones locales y rexonales tán cumpliendo colo establecío na llei o entá queda Camín?

Les ferramientes pa poner en marcha la oficialidá tán feches y puestes en práutica. L’Academia de la Llingua Asturiana lleva más de trenta años trabayando n’ello, garantizando la normalización y normativización del idioma: Hai unes normes ortográfiques y unos entamos normativos, un  diccionariu normativu, una gramática, un corpus toponímicu y un diccionariu etimolóxicu de la llingua, que non toles llingües oficiales lo tienen.

Amás, tres más de trenta años d’escolarización, hai una experiencia sobrada nesti tarrén, y esisten materiales pedagóxicos abondos pa llévalo a cabu.

Hai una perbona lliteratura y más de tres mil profesores especialistes na materia, bien formaos pola propia Academia o por la Universidá.

Ye verdá qu’hai una Llei d’Usu malpenes desendolcada poles alministraciones pola falta devoluntá política pa facelo. Por eso ye tan necesaria la Oficialidá, pa nun tener que tar pendientes de la voluntá de los gobernantes de turnu. Con Oficialidá, esti temor desaniciaríase, y podíamos ponemos a trabayar en como lo facer. Non toles llingües son iguales, caúna d’elles tien les sos propies carauterístiques, y eso hai que tenelo en cuenta a la hora d’establecer esa oficialidá.

   –  Munches de les critiques a la llingua céntrense nuna ” especie de creación de la nada que nun tien en cuenta les variedaes locales”. Ye parte del argumentariu a la escontra d’ello. ¿Qué opinión-y merez?.

Ye un argumentu mui vieyu y yá perpasáu de moda que agora saquen a rellucir dalgún grupu mui minoritariu como Vox o Los Amigos de los Vienres, que nun tán enteraos de nada y nun saben bien lo que dicin. Nuna entruga anterior dicía que L’Academia lleva más de trenta años trabayando na normalización del idioma; y normalizar nun ye más que disponer pa la nuestra llingua, per encima de les variedaes dialeutales, una norma común, sobre too no que espeuta a la ortografía y a la morfoloxía. Toles llingües tán normalizaes y toes, absolutamente toes tienen variantes dialeutales.

–  ¿Sigue viva la llingua o ye una utopía?. Paez ser que lo que tuvo vivo siempre ye l’amestáu. ¿Llevar la llingua a les aules meyoraría la educación de les xenerariones vinientes?¿Permitiríamos-yos, por exemplu, distinguir perfeutamente cuándo faen usu de la llingua y cuándo del castellán?.

Claro que sigui viva. El pueblu asturianu fizo nacer, modeló, sostuvo y defendió un mou d’espresase que ye propiu, siendo tresmitíu al traviés de sucesives xeneraciones. Trátase d’un fechu espiritual recibíu de los nuestros antepasaos.

La llingua asturiana ye mui prósima a la castellana, y cuando se mezclen, ye lo que llamamos “amestao”, pero eso cola enseñanza corríxese.

L’asturianu lleva nel aules dende l’añu 84 del pasáu sieglu, y eso nótase perbién nos escolinos y escolines que tuvieron y tienen la oportinidá de recibir clases d’asturianu. La última encuesta sociollngüística, asina lo pon de manifiestu.

– ¿Por qué piensa qu’hai tantes reticencies a falar la llingua materna?.¿Tenemos entovía una losa de “paletismu” y “vergoña sobre nosotros? .

Cada vegada menos, alcontrámosnos nun momento clave pa ganar o perder. Tamos nel trance de poder superar el desprestixu idiomáticu que padecimos a lo llargo los sieglos. Los vieyos prexuicios que consideraben que la llingua asturiana yera la llingua de los paletos y analfabetos, avergoñándose d’ella los propios habitantes d’Asturies, yá  ta cuasi vencíu. L’asturianu yá se usa dende va munchos años pa les más diverses funciones: espublícense llibros didáuticos pa la enseñanza; ta presente n’escueles, institutos y universidá; tien una excelente lliteratura. Tamién, anque non ocupando l’espaciu precisu, ta na prensa, na radio y na televisión.

Con too, ensin oficialidá , nun se podrá llegar a la recuperación total de les posibilidaes del idioma.

“La oficialidá ye l´istrumentu necesariu pa garantizar la supervivencia de la llingua asturiana”

Eloy Antuña. Responsable de Política Llíngüística del Ayuntamientu de Llangéu.
El responsable de Política Llingüística del Ayuntamientu de Llangréu, Eloy Antuña, durante la entrevista.

El responsable de Política Llingüística del Ayuntamientu de Llangréu, Eloy Antuña, durante la entrevista.

– Dempués del éxitu de la manifestación pola oficialidá d’esti mes, ¿podemos dicir que cada vez tamos más cerca de consiguir una reivindicación de décades?

El fechu de que la sociedá asturiano consiga la oficialidá nunca nun debería depender del éxitu d’una manifestación, tamos falando d’un drechu básicu. Pero ye evidente que l’éxitu consiguíu nesta manifestación habría valir pa que los y les dirixentes políticos fueren conscientes de la demanda social qu’hai tres esti tema y tomaren d’una vez la única midida que pue consiguir que l’asturianu siga vivu, la oficialidá.

– ¿Qué instrumentos, alministrativos y culturales, deberíen ponese en marcha pa consiguir qu’esta oficialidá nun quede en nada? Otramiente, ¿creen que les alministraciones locales y rexonales tán cumpliendo colo marcao pola llei o entá queda camín?

La oficialidá ye l’instrumentu necesariu pa garantizar la supervivencia de la llingua asturiana, ye’l marcu necesariu pa que la ciudadanía podamos exercer los nuestros drechos llingüísticos. Ye dientro d’esti marcu onde puen ponese en marcha midíes que deberíen empezar por una amañosa planificación llingüística na alministración, nel sistema educativu y nel área socioeconómica.

– Munches de les crítiquesa a la llingua céntrense n’“una especie de creación de la nada que nun tien en cuenta variedaes locales”. Ye parte del argumentariu en contra de ella. ¿Qué opinión-y merez?

Como cualquier otra llingua, pal asturianu ye necesario disponer d’un estándar. Nesti casu vien marcáu pola ALLA que, teniendo en cuenta cuestiones demográfiques y de tradición lliteraria, lu basó na morfoloxía y fonoloxía de la zona central pero lu cumplimentó con variantes sintáctiques y léxiques d’otres variedaes. Ta clara la necesidá d’un estándar pero como llingua viva que ye l’asturianu presenta variantes que, sin dulda, deben atendese.

– ¿Sigue viva la llingua o ye una utopía? Paez que lo que sí que tuvo siempre vivo ye l’“amestao”. ¿Llevar la llingua a les aules ameyoraría la educación de las xeneraciones que nos sucederán? ¿Permitirá-yos, por exemplu, diferenciar perfectamente cuándo faen usu de la llingua y cuándo del castellán?

Afortunadamente la llingua sigue viva, desafortunadamente podemos ser la xeneración responsable de que desapaeza.

L’amestáu sigue vivo y ye consecuencia lóxica de la interferencia de llingües que conviven nuna mesma comunidá de falantes y, por cierto, la mesma reconocencia de la esistencia del amestáu supón tamién asumir la esistencia del asturianu como llingua que convive col castellán.

La presencia del asturianu nel sistema educativu de forma amañosa permitiría, evidentemente y ente otres munches coses, que los y les falantes pudieren diferenciar llingües y disfrutar y ser conscientes del fechu de ser bilingües.

– ¿Por qué piensa qu’hai tantes reticencies a falar la llingua materna? ¿Tenemos todavía una losa de “paletismu” y “vergüenza” sobre nosotros?

Na mi opinión eses reticencies yá tán superaes va tiempu Nun hai llingües mayores nin menores, toes cumplen el mesmu fin, la comunicación, les diferentes situaciones de desigualdá que se dan ente llingües solo vienen marcaes pol tratu políticu que se-yos dea. Deberíemos sentinos arguyosos del fechu de pertenecer a un territoriu con llingua propia, deberíemos aprovechar esta riqueza.

Comentarios inactivos en esta noticia